Jugando en todas partes

Estamos a las puertas de la nueva generación, aunque realmente parece que estamos a las puertas de una “Next Gen” totalmente continuista.
Aún no sabemos que traerán estas nuevas máquinas, pero el simple hecho de que serán unas potentes máquinas de sobremesa enchufadas a nuestro televisor en el hogar, ya me parecen un producto tecnológico totalmente desfasado. Podrán traer almacenamiento SSD o M2, el mejor procesador del mercado, la mejor tarjeta gráfica y las mejores especificaciones técnicas que jamás hayamos visto en una videoconsola, pero realmente se olvidan de lo más importante, el jugador de la próxima generación no quiere que le digan donde tiene que jugar, quiere libertad, al menos en mi caso.

Seguramente ni te lo hayas planteado o no sepas de lo que estoy hablando, pero os voy a poner en situación.

Este verano, digamos ya pasado, he querido jugar mucho más en Nintendo Switch. Su sistema híbrido no me había resultado tan útil y espectacular hasta ponerlo en práctica haciendo de la consola de Nintendo, casi mi videoconsola principal. He jugado en su modo portátil, además de enchufarla al Dock en el televisor del salón. Además me monté como un segundo Dock gracias a la compra de un adaptador de puerto C con su correspondiente cargador original para que este funcione correctamente y poder continuar las partidas de algunos títulos en la pantalla grande que tenemos en la habitación. Tengo juegos en digital en la consola, y aún se hace mucho más apetecible el navegar por su biblioteca y poder ir eligiendo los juegos a los que quiero jugar.
Cuando me he ido de viaje, ha sido la consola que me he llevado. He podido jugar en modo portátil, quizás, críticas a parte, su calidad al aire libre y con días especialmente soleados no sea la mejor experiencia, pero no venimos a hablar exactamente de Nintendo Switch y sus calidades, hablamos de su movilidad.
En el Hotel donde nos hospedamos pude utilizar el “segundo dock que adquirí” por su fácil portabilidad, toda una gozada poder jugar en la pantalla de la habitación.

Tras las vacaciones, he vuelto a la rutina y decidí desempolvar alguna de mis consolas de sobremesa. Le tocó a Xbox One X, una máquina potente que sigue dando el callo y lo hará por algún tiempo. Tras un rato de juego tenía ganas de irme a la otra habitación, pero ¡ups!, no tengo una videoconsola Xbox en la habitación para poder seguir jugando.

Vayamos a otro escenario diferente, supongamos que compramos un videojuego “thirdparty”, no sé, por decir algo, Destiny 2, lo tenemos en Xbox One X, pero resulta que todos nuestros amigos se lo han comprando en PS4, tendríamos que comprar de nuevo el juego para poder jugar con ellos. Incluso aunque apostemos por un juego que no sea Online, si queremos jugar a un videojuego cualquiera, alguno con modo campaña en solitario, hay que pensar muy bien en qué consola lo compras porque no te valdrá para la otra. Todo esto me parece algo del pasado, una estafa y retraso tecnológico.

¿Os imagináis que comprárais una película en BLu-ray o DVD en su momento y os dijeran que la misma película la hay para reproductores Samsung, Lg, Sony, Philips… ?, ¿Por qué los videojuegos thirdparty tienen que comprarse para cada consola?

GOOGLE STADIA o XBOX X CLOUD ¿La respuesta?

Tanto Google como Microsoft quieren apostar por el streaming. De momento Sony con su Playstation Now lo ha intentado, pero sólo está en PC y PS4 y quizás no tengamos títulos tan jugosos. Muchos jugadores se quejan que el formato digital o streaming no nos dará la misma experiencia de juego. Típicas frases de que “si el juego no es tuyo”, etc.. pero os digo que a nadie le amarga un dulce, y que si algo es tan bueno y funciona, todos entraremos con mucho gusto por el aro, como ha pasado con Netflix, Spotify, Apple Music y muchos servicios más, que pagamos gustosos y sin queja.

La próxima Next Gen tiene que haber un salto cualitativo, no sólo en su hardware, sino en su forma de expandirse. Nintendo ha dado un golpe importante en la mesa y parece que esa es la mejor dirección que tendría que tomar, no exactamente las videoconsolas, sino los videojuegos, poder ser jugados donde el usuario más le convenga. Hoy alguien comentaba que veía Netflix en el Smartphone, porque la TV de casa estaba siempre ocupado con sus dos peques. ¿Imagináis que Netflix sólo se pudiera ver en la televisión?…¿Creéis que tendría tanto éxito como tiene?… la gente ve Netflix donde le apetece, y esto hace que la experiencia de visionado sea diferente.
Por supuesto que en casa con la mejor TV Oled o Qled, añadimos un super Home Cinema y las mejores características audiovisuales, harán que la experiencia de ver Netflix sea espectacular, pero también podemos tener buenas experiencias cuando estamos fuera de casa, en cualquier otro escenario, y puedas seguir disfrutando. Necesitamos esto en los videojuegos.

Por ello no me importa si es Google Stadia, Microsoft con Xcloud, Sony con su PS Now o Nintendo con su visión de futuro, lo importante es que los videojuegos necesitan de este tipo de servicios.

¿Cuál es tu opinión?, ¿no te gustaría poder jugar donde quisieras tus juegos favoritos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s