Nier: Automata, Luces y Sombras de un juego ¿Sobrevalorado?

Paradójicamente, uno de los anuncios que más entusiasmo despertó en mí, en la conferencia del E3 de Xbox del año pasado, fue el anuncio de Nier:Autómata para la consola del logo verde. Llegaba en forma de versión extendida (Become as God Edition) incluyendo su dlc, con una rebaja respecto a su precio de salida en Steam /PS4 (Unos 49,99€ en Europa), y en versión única y exclusivamente digital. Es algo comúnmente aceptado, que esto fue uno de los frutos recogidos del anterior viaje que se marcó el mandamás de la división de Xbox, Phil Spencer, a las tierras niponas.

Llevado por las buenas críticas de mi entorno y de la prensa especializada, para mí fue compra obligada desde el minuto uno en el que lo pude adquirir.
Resulta extraño empezar a jugar a algo con una idea preconcebida de lo que es el juego, ya que una vez eres tú el que se pone a los mandos de los androides 2B o 9S, el mundo que tienes en tu mente se resquebraja y da paso a un nuevo mundo que empiezas a construir en base a tus aventuras y desventuras del videojuego en cuestión.

Mientras lo jugaba, no me fue fácil sincerarme conmigo mismo y admitir que en muchos de mis ratos dedicados al título no me estaba divirtiendo, y lo que es peor, me estaba aburriendo y, en momentos puntuales, hasta frustrando. Jugar a un videojuego unánimemente laureado y no vislumbrar en él lo que muchísimas otras personas sí han conseguido ver, creo que supuso para mí varios ratos de frustración.

Hoy aquí, a través de estas líneas, lo expongo tal y como lo revivo siempre que sale a la palestra este título en los diferentes comentarios y debates con la comunidad jugona.

Luces y sombras, alegrías y penas, eso fue para mí Nier: Autómata, y me gustaría tratar de explicar el porqué de estos contrastes en mi experiencia con el juego.

Si hay algo reconocido formalmente a través de muchísimos premios, incluido el de Games Awards 2017, es que posee una banda sonora exquisitamente elegida y creada. Pues bien, invito a todo aquel que tenga el juego a ir al primer asentamiento de la Resistencia en la Tierra, donde puedes escuchar tema a tema  toda la b.s.o. al hablar con uno de los npc´s. Si hacéis esto, caeréis en que todas esas composiciones son meramente contextuales, y que por sí mismas poco valen, salvo que estés en el lugar y momento adecuados de la aventura. Además, no todos los temas son igual de acertados, por Dios, como vuelva a oír una voz robótica diciendo “become as God” (episodio de la caída de la fábrica) entro en crisis catatónica.
En contraposición, resaltaría muchísimo el aporte musical tanto en el circo como en la aldea de Pascal. Sin duda es aquí donde todos los galardones de esta obra se justifican sobradamente.
Al margen de esto, el estilo de esta banda sonora es descaradamente oriental, con melodías muy características que dudo mucho que a un jugador medio fuesen capaz de cautivar.

Ahora parémonos a observar su jugabilidad. Sin duda, made in Platinum Games. Combates rápidos, al estilo hack and slash, no excesivamente profundos pero entretenidos y satisfactorios. De hecho, tanto es así que su dlc es prácticamente un modo arena en base a esto.

El cambio de perspectiva en el juego es muy habitual. Aunque la predominante es la perspectiva 3D en tercera persona, el juego coquetea con niveles en 2D, vista cenital o juegos clásicos shoot´em up. Soy un amante confeso de los “juegos de naves” clásicos, y sus niveles y enfrentamientos en perspectiva shoot´em up me han dejado más que satisfecho. No así el combate clásico en las fases en 2D, donde parece ser que no se ha pulido lo suficiente y se ha hecho una adaptación poco elaborada del que hace gala en el resto de las fases en 3D.

Me gustaría seguir con su apartado visual, donde la tónica habitual del juego en sus escenarios viene siendo el poco detalle y la ausencia total de físicas en los pocos elementos que lo componen. Salvando alguna honrosa excepción, como el área del circo, nadie puede decir que este Nier es un videojuego muy vistoso.

Y por último, vamos con la joya de la corona, su historia y su narrativa. Por todos es sabido que Nier: Autómata es un juego de autor. Yoko Taro nos deja una reflexión muy particular sobre la vida humana y la humanidad de las inteligencias artificiales, y a la vez nos la hace ver de una forma inusual como poco, haciendo que te pases el videojuego tres veces (mínimo) para obtener el final canon de este  y Principio de posible Spoiler: atravesando la cuarta pared de una forma nunca vista en un videojuego cuando logras ese perseguido y ansiado final. Fin del posible Spoiler.

¿Hace elevar esto al trabajo de Taro hasta la categoría de obra maestra? En mi humilde opinión, francamente no. Contar una historia de un modo inusual e interactuar con el jugador a través del juego, no son sistemas que por sí mismos vayan a dar un resultado excepcionalmente positivo siempre. Historia y narrativa, son también esas pedantes y del todo innecesarias misiones secundarias del juego, de las que ningún análisis del medio ha conseguido hablar algo bueno, siendo la omisión la regla más extendida. Tampoco la semejanza entre las dos primeras vueltas ayuda, ya que en esa segunda pasada, el único aliciente para repetir las mismas misiones de la primera son esas pinceladas de historia oculta que se van desprendiendo a medida que avanzas, y un minijuego de hackeo entretenido pero sin grandes alardes. Poco más. Repite la historia, los mismos escenarios, los mismos bosses, y avanza sólo con unas pocas gotas de agua dulce que te va dando el juego  en el extenso mar de dudas que supone su historia.

En definitiva, y renombrando los dicho hace unos párrafos, estamos ante un título con luces y sombras, un título de contrastes.

¿Están justificadas sus nominaciones y galardones a lo largo de 2017 y 2018? Sí y no. Dejando aquí un inciso desde el más puro subjetivismo, diré que Nier: Autómata es un producto sobrevalorado en cierta medida, producto de una época en la que esta dichosa Console War contemporánea se encontraba recrudecida debido al anuncio de nuevas máquinas vitaminadas, donde la potencia de hardware se empezaba a devaluar en favor de las exclusividades de videojuegos.

Hablando en plata, si de bandos va esto, podríamos decir que el bando azul, ante la incipiente pérdida hegemónica de la batalla por la potencia de hardware debido al anuncio de la nueva máquina del bando verde, estaba adoptando una política de control de daños en la que ahora se restaba importancia al hardware, y se inflaba la importancia de las exclusivas con los videojuegos, donde el bando azul era sobradamente superior al verde. Haciendo un poco de memoria, si nos vamos al año 2017, vemos que en el bando verde se ha cancelado Scalebound, y que más allá de su exclusiva temporal con PUGB, poco tiene para combatir en este campo. Por contrapartida, el bando azul tiene exclusividades como Nioh, Persona 5, Horizon Zero Dawn y este Nier: Autómata, y les espera un 2018 que va in crescendo.

Así pues, y recalcando que esta es mi particular y rigurosamente subjetiva opinión, me gustaría remarcar que la obra de Yoko Taro se ha visto claramente beneficiada por el contexto en el que vio la luz, tanto en crítica como en ventas. Que hoy, una vez el título se ha quitado la etiqueta de exclusivo, se puede valorar por lo que es realmente, y que mi parecer es el de estar ante un buen juego, que ofrece un gran historia, contada de una forma excepcionalmente particular, pero que no justifica por si mismo la ingente cantidad de adulaciones y alabanzas recibidas durante prácticamente un año.

Título: Nier Automata / Nier Automata: Game Of The YoRHa Edition
Lanzamiento: 10 Marzo 2017 (PS4)/ 17 Marzo (PC)/ 26 Junio 2018 Xbox One
Plataformas y Precio: PS4 (34,90 GOTHY), XO (Sólo digital GOTHY)(38,68€), PC (18,36€) Edición Normal
Desarrollado: Platinum Games
Distribuye: Square Enix (Koch Media Spain)
Idiomas: Audio Japonés/Inglés, Subtítulos Español

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s