Jugando a: “Metro Exodus”, el gran viaje de Artyom

Para los amantes de la ciencia ficción, las novelas del joven escritor Dmitry Glukhovsky sobre la supervivencia de la raza humana en el metro de Moscú son casi una obligada lectura por su genial historia y visión de un futuro que, por desgracia, podría no ser ninguna quimera. Yo tuve la suerte de conocer esta saga gracias a su adaptación a los videojuegos de la mano de 4A games, estudio ucraniano encargado del desarrollo de toda la saga “Metro”.

Para aquellos que no conozcan “Metro” (ni su obra literaria), les invito a dejar de leer el artículo y correr a su videoconsola de sobremesa o pc e instalar y jugar de inmediato las dos anteriores entregas de esta saga: antes de comenzar a desgranar la propuesta última de esta genial historia es muy recomendable sumergirse en todas las aventuras de Artyom, su protagonista. Si a pesar de esta advertencia, deseas seguir leyendo y quieres jugar “Metro Exodus“, te diré que el hecho de que nunca hayas tenido contacto con ninguna de las anteriores epopeyas post-apocalípticas de “Metro” no va a ser ningún problema: el juego se inicia con un prólogo sensacional donde a través de las ventanas de un tren se produce un plano secuencia que explica lo sucedido en las dos primeras entregas: “Metro 2033” y “Metro: Last light”. Sólo recordaré que el mundo ha sido asolado por una guerra global nuclear y que los pocos supervivientes hicieron del metro de Moscú su refugio… su hogar.

El sueño de Artyom

A estas alturas ya sabrás que Artyom es el gran protagonista de nuestra historia, quien ya había superado las guerras entre facciones del metro de Moscú y la encarnizada lucha contra “Los oscuros”, los mutantes fruto de la radiación que han aparecido en este mundo y que se abrían paso por los desvencijados túneles y subsuelo de la capital rusa generando terror y muerte. Es en este punto donde comienza la nueva aventura de nuestro joven héroe, que está obsesionado con salir a explorar fuera de los túneles de Moscú al haber escuchado una corta transmisión de radio del exterior, lo que conllevaría el hecho de que no están solos y hay más supervivientes ahí fuera…

Cuando las sospechas de Artyom se confirman al divisar un tren circulando por la superfície de la gélida capital ex-soviética, todo cambia. Rápidamente, el Coronel Miller, comandante en jefe de la Orden (grupo militar que vela por la seguridad en el metro) y padre de Anna, la mujer de Artyom, reúne de nuevo a los espartanos, la élite de los antiguos “rangers rusos” e iniciarán su gran viaje al este: el objetivo será localizar zonas no contaminadas por la radiación y que sirvan de nuevo hogar para los habitantes del subsuelo de Moscú. Para esta auténtica odisea hacia el este de la gran estepa, el grupo se subirá a la “Aurora”, el tren que nos acompañará a lo largo de la aventura y que será nuestra base de operaciones en todo momento.

Historia en primera persona

Con los mimbres antes expuestos, podemos pensar que nos encontramos ante la típica historia lineal que cualquier FPS de calidad puede presentar, pero nada más lejos de la realidad. El viaje de la “Aurora” tiene distintas paradas en su recorrido, lo que nos lleva a zonas tan dispares como grandes valles, zonas pantanosas, gélidas montañas o un búnker antinuclear del gobierno.

La calidad gráfica del título es indiscutible

En cada una de estas paradas, se nos abre un gran mapeado por explorar, con su misión principal y, contra todo pronóstico, algunas misiones secundarias de gran calado en la historia y que nos sumergen aún más en el mundo que nos rodea, evitando recados sin sentido o recolecciones que no sirven para nada, tal y como sucede en muchos títulos de mundo abierto o semi-abierto. Con esto no quiero decir que “Metro” sea un “sandbox”, pero tiene ciertos toques de este género, al tener grandes zonas por explorar.

Quiero resaltar de sobremanera la gran calidad narrativa de este juego, que aunque se apoya en una serie de novelas literarias de gran repercusión y calidad, la adaptación al juego es sublime. Y es que cada decisión importa ya que, por pequeña que sea, va a repercutir en el resto del juego y por supuesto, en su desenlace final (que hay tres diferentes). Tus compañeros pueden no sobrevivir a una misión, puedes elegir ayudar o no a los lugareños de turno o posicionarte a favor de una facción. También puedes jugar en plan bárbaro, matando todo bicho viviente, usar el sigilo para pasar desapercibido, o simplemente combinar ambas según te parezca en cada situación. A final, todo tendrá consecuencias.

Fuera nos espera frío y muerte, no desaproveches la munición y recuerda que un disparo suena a kilómetros.

Además, otro aspecto narrativo genial es el hecho de que no hay que pulsar ningún botón para interactuar con los NPCs, ya que al acercarnos a ellos iniciarán conversación, nos pedirán algo o simplemente nos contarán cosas sobre la situación personal de cada uno, lo que va dando forma al “lore” de este fantástico “Metro Exodus”. Esta manera de conversar es muy ágil, ya que nos permite recoger objetos o gestionar nuestra mochila-inventario mientras hablamos.

Para que entendamos la fuerza de la historia os diré que una de las primeras misiones secundarias que puedes hacer es recoger un osito de peluche para una niña… y hacerlo o no cambia completamente a esta pequeña para siempre. No me canso de repetirlo: sensacional.

Viajando por la madre Rusia

Jugar con Artyom es sencillo, pero ofrece multitud de opciones a la hora de enfrentarse a cada situación. Siempre nos acompaña nuestra inseparable mochila, donde llevaremos hasta tres armas que podemos mejorar con las piezas de otras que vayamos recolectando en cada zona que nos encontremos. El juego ha simplificado muy bien los elementos a recoger para construir cosas: munición, piezas de armas, productos químicos y restos. Con la mochila estamos limitados a construir sólo cosas muy básicas como jeringuillas de curación, filtros para nuestra máscara antigás, perdigones, etc… Y tendremos que llegar a bancos de trabajo para conseguir mayores elaboraciones tales como fabricar bombas, limpiar nuestras armas o crear munición, lo que hace fundamental organizarse bien el equipo cada vez que salimos a reconocer el terreno.

Aprovecha bien las mesas de trabajo, son escasas y es donde podrás construir cosas que con tu mochila sólo no podrás.

Al explorar nos damos cuenta que el nivel gráfico de este juego es espectacular. Si bien es cierto que tiene un cargado inicial muy largo, luego éstos desaparecen, por lo que el juego es muy fluido. Algunas extensas zonas presentan “popping” y sombras mal implementadas, pero en general luce muy bien, alcanzando 4K y tasa de “frames” estable.

El juego compensa según avanzamos con cambios de escenarios, pasar del frío al calor viene bastante bien.

Las zonas oscuras nos brindan perfectos escondrijos desde los que preparar nuestros movimientos, aunque hay veces que tenemos que fijarnos en el sensor de nuestro reloj para saber a ciencia cierta si somos visibles o no. Y sí, nuestro reloj es casi todo el HUD de pantalla, que se presenta limpia y en la que sólo aparecen iconos de las armas y accesorios cuando mantenemos los botones pertinentes pulsados. Además, en la muñeca aparece un contador Geiger que nos indica la radiación, podemos implementar un rudimentario radar (muy útil) y una vieja carpeta nos sirve de mapa y brújula. Todo en tiempo real.

Al desplazarnos por las distintas zonas es donde apreciamos algunos pequeños fallos en el juego que el parche último no han resuelto completamente. Escalar o subir a algunos salientes cuesta a veces, ya que el juego no está pensado para ello (no es un Far Cry). También, al avanzar por zonas accidentadas, Artyom puede “atrancarse” porque hay una rama o piedra que sobresale un poco y te quedas parado. Aunque esto sucede en pocas ocasiones, evita que el juego sea sobresaliente.

Mutantes y humanos

El universo de “Metro” presenta un mundo decadente, donde podemos encontrarnos enemigos humanos y, los más peligrosos, los mutantes. Cabe resaltar que la inteligencia de los enemigos humanos mejora al aumentar la dificultad del juego. Me explico: si jugamos en nivel difícil, además de escasear los recursos y ser Artyom más vulnerable al daño, los enemigos tienden a tener “mejor vista” y esto me ha llamado poderosamente la atención. Jugando en fácil o normal puedes estar escondido en un rincón oscuro y pasar un vigilante cerca sin percatarse de ti… en cambio en difícil tienen la vista más fina y te ven incluso desde más lejos, lo que convierte el sigilo en elemento fundamental para determinadas zonas del juego. Además, los enemigos se comunican entre sí y es una delicia escuchar a los malos decir que “el intruso está dentro de un vagón”, “detrás de la columna” o “subiendo al piso de arriba”. La localización al castellano es sobresaliente aunque los movimientos faciales de algunos personajes no siempre acompañen al audio.

Recuerda que el sigilo será tu mejor aliado, porque ninguna de estas bestias está sóla, se mueven en manadas

En general, los enemigos humanos siempre podrán ser sorprendidos en sigilo y puedes matarlos o noquearlos (recuerda, todas tus acciones tienen consecuencias), aunque los blindados pueden ser huesos duros en alta dificultad. De todas formas, algunos personajes secundarios son brillantes, como el “Barón” que intenta poner orden en una zona desértica o un “Doctor chiflado caníbal” que lidera una banda de psicóticos… Todos ellos van dotando de gran épica a la aventura de Artyom.

Los enemigos mutantes he de decir que, en algunos casos, te hacen pasarlo mal. Y no porque sean difíciles de abatir, sino porque se pasa auténtico miedo y angustia. Pensad en hordas de mutantes atacando desde varios frentes con la única luz de tu linterna (que por cierto hay que recargar regularmente) iluminando un túnel, o bestias gigantes que requieren estrategias de combate elaboradas o morirás de manera brutal… aunque a veces huir es una buena opción. Si es que puedes, claro.

El sonido hace que los combates adquieran un componente de estrés mayor, sobre todo contra bestias mutantes. Yo he disfrutado del título con un equipo Dolby Surround 5.1 y la inmersión en los combates es magistral. (En Xbox One es compatible con Dolby Atmos y la app Dolby Atmos Access). Escuchas gritos, movimiento, golpes… a veces es un caos total y sólo quieres escapar. Puedes detectar enemigos si afinas el oído y algunas bestias sólo se guiarán por lo que oyen… así que es importante estar atento a tu propio ruido.

La opinión de Players2Podcast

“Metro Exodus” nos presenta una evolución en la saga, introduciendo aspectos de mundo abierto, con más exploración y recolección, además de dotar al título de un marco incomparable para el transcurso de una historia que es espléndida. El juego presenta algunos fallos, como hemos comentado, pero que no conllevan grandes problemas y permite disfrutar del título completamente.

Artyom es un protagonista muy carismático a pesar de que nunca habla, y nos sentiremos plenamente identificados con él y su historia. En las cerca de 22 horas que me ha llevado completar el título en dificultad difícil no puedo sino deshacerme en elogios hacia este título, que está realmente a la altura de lo que esperaba. Juego muy recomendable.

Título: Metro Exodus
Lanzamiento: 15 de Febrero 2019
Plataformas: PC (38,98€), Playstation 4 (39,99€), Xbox One (39,99€)
Desarrollado: 4A Games / Editado: Deep Silver
Distribuye: Koch Media
Idiomas: Voces: Castellano / Subtítulos: Castellano

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s