Xenon Racing nos demuestra que los juegos Arcade no siempre son fáciles. Súbete al desenfreno y la adrenalina en estado puro a base de impulsos con luces de neon

Si tuviera que hablarle a una amigo de este título que nos trae el estudio 3DClouds (All-Star Fruit Racing) y publicado por Soedesco (En nuestro País lo distribuye Avance Discos) le diría que es un juego de carreras de coches, con un inconfundible carácter arcade, ambientación futurista y una dificultad desafiante que pone a prueba tus cinco sentidos con la adrenalina a flor de piel. Seguro que ese amigo, si conoce un poco la historia de los videojuegos o tiene ya unas cuantas primaveras, le traerá recuerdos grandes juegos del género de carreras futuristas como puede ser F-Zero o Wipeout.

Tengo que reconocer que soy un jugador de marcado gusto por los juegos de conducción arcade. En mi opinión son más divertidos, fáciles y directos que los de simulación los cuales son mucho más exigentes. Xenon Racing no es un juego fácil por ser arcade, de hecho me ha sorprendido el punto de dificultad y control que tienes que demostrar para acabar en los primeros puestos cualquiera que sea la dificultad que elijas.

Arrancando Motores

En un futuro (2030) donde los vehículos vuelan y son híbridos (electricidad y gas xenon), los grandes fabricantes deciden crear un campeonato clandestino de coches con ruedas con la más alta tecnología y diseños avanzados. Estos vehículos, basados en sistemas de recuperación de energía, son capaces de liberar más de 1000 caballos de potencia en estado puro. Mola, ¿no? Somos pilotos novatos y el objetivo, obviamente, ganar cuantas más carreras mejor

El juego en su inicio nos presenta un pequeño tutorial con una marcada jugabilidad en la que tendremos que dominar los derrapes (drift) y los impulsos, hasta 3, que iremos cargando mediante puntos de control aleatorios o cantidad de derrapes realizados. Esta energía, que acumulamos en forma de gas neón, es liberada a voluntad llegando en algunos casos a los 400 Km/h. Esto será determinante para sacar ventaja a los rivales.
El control es totalmente arcade y sencillo pero no por ello vamos a ganar carreras sin que se nos exija un mínimo de concentración y habilidad. El ángulo de giro, a esas velocidades y respetando las físicas, es mínimo, lógico. Si no colocas el coche antes de llegar a la curva derrapando no entraras bien, con velocidad y suficiente ángulo como para girar sin tocar los muros.
Quizás el juego pueda dar la sensación en las primeras horas que se hace repetitivo, pero según vayas dominandolo, irá estimulando y picando esas ansias de querer quedar victorioso en cada carrera, lo que le hace ser un título muy adictivo.

Carreras con una IA algo tramposa

Una de las grandes dificultades que he observado para poder avanzar en los campeonatos y conseguir buenos tiempos ha sido por culpa de la IA tan irregular e injusta. Grandes ventajas obtenidas que se esfuman al más mínimo fallo, como si los rivales hubieran estado usando el gas neon sin parar dando una sensación tramposa de superioridad. La misma sensación se produce cuando tienes que remontar posiciones.
Aunque nos encontramos 3 selectores de dificultad: Fácil, normal y difícil, la diferencia más notable no está en la dificultad de la IA si no en el menor % de daño en la colisiones recibidas, haciendo que tardemos más en llegar al 0 % de integridad del coche. Cuando llegamos a este punto te penalizan con un “stop and go” donde hayamos destrozado el vehículo haciendo que pierdas casi toda la ventaja obtenida.

El juego nos presenta varios modos de juego. No hay ninguno novedoso pero sí que son variados dándonos la oportunidad de disfrutar del juego de diferentes maneras.
Tenemos el modo carrera llamado: Xenon Racing Championship que es el modo principal y más extenso. En él recorremos diferentes ciudades como Tokio y Dubai. La estructura, de tipo árbol, nos permite avanzar eligiendo la rama por donde queremos correr los distintos campeonatos. Según vayamos avanzando, cumpliendo con una serie de características y objetivos mínimos, iremos obteniendo recompensas del tipo: personalización de vehículos, vehículos y pistas con diferentes trazados.
Pero no todo son carreras contra oponentes. También tendremos, dentro del modo carrera, competiciones contrarreloj en la que si no pasas por los checkpoint a tiempo serás eliminado. Otro tipo de competiciones que nos podemos encontrar es un “rey de la pista”. Cada x segundos, representada con una cuenta atrás, se elimina al último clasificado . Esto hace que tengas que ser muy constante, preciso y rápido.

Pero no sólo de campeonatos vive el Piloto. Si queremos algo directo tenemos las carreras rápidas en donde elegir un coche, un circuito y correr contra 8 rivales. La pantalla dividida es una opción que se agradece para jugar con un amigo en la misma consola aunque en mi opinión, dada la naturaleza del juego, se hará bastante complejo. En el Modo Online podremos jugar con amigos o contra desconocidos donde correr campeonatos o carreras simples. Para entrenar está el modo ventana donde podremos correr en modo contrarreloj o modo libre.
Finalmente está la parte de garaje donde podremos personalizar el vehículo a nuestra voluntad.
Sí entramos en los diferentes modos de juego nos ayudará a conseguir antes recompensas de todo tipo

El diseño de los vehículos han sido inspirados en prototipos reales creados por Marcello Raeli, relacionado con marcas como Subaru o Ferrari.


El diseño y estilo me recuerda al de prototipos de otras marcas en el panorama actual. No es de extrañar dado que Marcello Raeli, conocido por haber trabajado en marcas como Subaru, Ferrari o Koenigsegg, se ha encargado de diseñar los futuristas vehículos del juego. Son un total de 8 modelos, con muchas opciones personalización en cuanto a diseños, colores y piezas con dos variantes de cada uno de ellos. La variante normal y la variante rendimiento. Cada carrera requerirá un tipo u otro según circuito y trazado. El éxito de la elección de los vehículos dependerá de las características iniciales del modelo del coche que son: velocidad máxima, aceleración, derrape, manejo, velocidad de recarga de turbo, duración del turbo y potencia del turbo. Estas características pueden ser mejoradas equipando piezas que iremos desbloqueando

Carreras Futuristas y super velocidad, mejor al ritmo de buena música Electrónica

El género de música, tanto en los menús como en los circuitos, es de estilo “Techno”. Cumple muy bien sin destacar en exceso. En mi caso al ser amante de ese género de música la he disfrutado mucho y le va fenomenal.
A nivel sonoro como las colisiones, derrapes y motor son muy flojas y poco trabajadas. Al ser vehiculos hibridos, en este sentido, no aporta nada significativo y pierde encanto.
Gráficamente no destaca en ningún aspecto, ni se le espera. El rendimiento del juego es bueno gracias al motor Unreal Engine 4 consiguiendo una buena sensación de velocidad.

En definitiva Xenon Racing es un juego arcade de vértigo donde dominar el arte del derrape, sus variados modos de juegos y su banda sonora hará que disfrutemos y mucho, olvidando y perdonando los puntos más flacos sobre los más fuertes. Aunque la versión que hemos analizado es la de Playstation 4, está disponible en la híbrida de Nintendo. Para esta plataforma, dada la ausencia de títulos de conducción, le viene perfecto a su catálogo. Sobre todo por su movilidad, podremos echar unas rápidas carreras en cualquier lugar que nos plazca.

Puedes Comprar Xenon Racer al mejor precio en:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s