Jugando a: Just Cause 4 o la destrucción como modo de vida

Hace ya muchos años, cuando jugaba con mi hermano mayor en nuestro querido MSX, soñaba cómo sería mi videojuego perfecto. Quería libertad para hacer cualquier cosa y que no hubiera ninguna limitación “in game”, salvo mi propia imaginación.

Cuando tiempo después probé TIME COMMANDO (mi primer juego de acción en 3D poligonal) corriendo en un PC de lo que entonces era última generación -un 486-, estaba ante lo que siempre había soñado… y sólo podía sentir una enorme satisfacción recorriendo cada centímetro de mi cuerpo. Aunque el juego era muy “pasillero”, ya empezaba a notar ese toque a mundo abierto que tantos jugadores anhelábamos,

Con los años, el género “mundo abierto” o “sandbox” se ha convertido en un referente en la industria y tenemos ejemplos de grandísima calidad en los últimos años, tales como Skyrim, The Witcher 3 o Grand Theft Auto V… Y Just Cause 4 se enmarca aquí, aunque queda algo alejado de las obras maestras que he mencionado.

El ejército del Caos


Los que hayáis jugado anteriores entregas de Just Cause no vais a encontrar grandes novedades en esta cuarta: seguimos manejando a Rico Rodríguez y su gancho, que quiere derrocar otro estado totalitario (en la isla imaginaria de “Solís”), pero esta vez con una historia “más personal”… Aunque no por ello aburrida.

El gran aliciente esta entrega es que, al generar CAOS destruyendo instalaciones enemigas por todo Solís, vamos consiguiendo batallones de aliados (tu propio “ejército del caos”) para nuestra noble causa, los cuales podemos ir manejando en la pantalla del mapa para desbloquear regiones y añadirla a nuestras filas, menguando así el ejército enemigo. El otro gran aliciente de esta entrega son los elementos meteorológicos, tales como tornados, tormentas eléctricas y de arena, que crearán auténticas locuras en el campo de batalla.

Descubriendo Solís

Solís se presenta como un país subyugado por la MANO NEGRA, un ejército paramilitar dirigido por Gabriela Morales, al servicio del tirano de turno. La isla tiene una meteorología muy particular, como acabamos de comentar, directamente relacionada con la trama principal, lo que da ese punto nuevo a esta entrega.

El juego es una delicia gráficamente, ya que en XBOX ONE S luce espectacular y en una X todavía más. Vas a desplazarte ágilmente por el mapeado gracias al gancho, el paracaídas y el traje aéreo… o con cualquiera de los muchos vehículos aéreos, terrestres y acuáticos que encontrarás. Hay muchísimas misiones (algunas muy repetitivas, como las “bases” para desbloquear ciertas zonas) pero todas tienen el mismo problema: son excesivamente fáciles (disparando -el “gunplay” es una delicia- y moviéndote con el gancho no tendrás problema en superar cualquier misión). Es cierto que el juego trata de introducir algunas situaciones nuevas, como la búsqueda de tumbas para descubrir más sobre la historia de Solís, pero quitando esto, nada invita a utilizar las muchas mejoras del gancho de Rico ni a superar la ingente cantidad de secundarias que se reparten por el mapa a modo de “relleno” y “suma horas”, sin ninguna repercusión en la historia. En el lado positivo sí cabe resaltar la gran cantidad de armas a nuestra disposición, lo que facilita la generación de caos en cualquier instante.

Al recorrer la isla y superar misiones, comprobamos que el juego cumple en la parte sonora, con un correcto doblaje al castellano, pero sin grandes alardes. Hubiera sido aconsejable incluir melodías o efectos para los momentos de mayor acción, como sí tienen otros títulos (Devil May Cry, por ejemplo), lo que hubiera dado más “alegría” al juego y lo habría complementado.

Quemando horas

Después de haberle dedicado unas 30 horas para superar Just Cause 4, decir que los seguidores de la saga y aquellos amantes de la acción encontrarán en este título todo lo que buscan: acción a raudales y diversión rápida. No esperéis una gran historia -porque no la hay- ni misiones elaboradas… Al final todo se reduce a disparar y destruir todo, pero con una mecánica muy adictiva e intuitiva.

Un ejemplo, para que os hagáis una idea de la jugabilidad, fue defender unos suministros dentro de un cráter enorme, que acabó con nuestro protagonista subiendo a un caza en pleno vuelo. Desde el avión comenzamos a bombardear helicópteros enemigos hasta ser derribados, así que saltamos en paracaídas y volamos en traje aéreo hasta un tanque… Le “añadimos” unos globos y unos propulsores con el gancho y creamos nuestro propio “destructor volador” para eliminar las fuerzas terrestres que nos acechan. Lo dicho: una locura.

Personalmente, me parece un juego muy adecuado para alternar con otros títulos, o para jugar de vez en cuando, ya que la mecánica del juego invita a hacer locuras continuamente, pero puede hacerse pesado (y repetitivo) si jugamos varias horas seguidas. Si dispones de Game Pass o lo encuentras a un precio atractivo, no dudes en jugarlo, no te arrepentirás.

Título: Just Cause 4
Lanzamiento: 4 Diciembre 2018
Distribuidor: Square Enix
Desarrollador: Avalanche Studios
Género: Acción-Aventura-Sandbox
Plataformas: Playstation 4, Xbox One, PC Windows.

Puedes comprar Just Cause 4 en:

Amazon
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es j4-xo-fc3adsico-2.jpg
Amazon
Instant Gaming

Os dejo su cañera música a través de Spotify

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s