We Happy Few: El Precio de la Felicidad

El principal motivo por el que me hice con una “Xbox 360” en su día, fue por el mítico Bioshock, título de auténtico culto y uno de mis preferidos de todos los tiempos.
Cuando en 2016, los jugadores tuvimos la oportunidad de ver por primera vez el título “We Happy Few” de Compulsion Games, rápidamente nos acordamos del maravilloso Bioshcok, por parecerse en su estética y propuesta mecánica.

En 2018 se ponía el juego a la venta y lo que dos años atrás había alimentado el “hype” de miles de jugadores, ahora saltaba a la palestra con poco impacto entre los usuarios y críticas simplemente correctas.
Llegó el 2019 y sin haber leído prácticamente nada sobre este título y haciendo uso del Xbox Game Pass de Microsoft (servicio muy recomendable), descargue el juego en mi Xbox One S y me dispuse a jugarlo sin saber muy bien qué iba a encontrarme. Y esto es lo que sucedió.

Viviendo en un mundo Distópico

Lo primero que te va a enganchar es la historia… que arranca frenética desde el principio.
Arthur es un joven que vive en una Inglaterra distópica que perdió la guerra contra Alemania (suponemos que se trata de la 2ª Guerra Mundial, aunque no se menciona como tal) y en el que la gente es adicta al “júbilo”, una droga que nos convierte en personas ejemplares y felices. Las autoridades obligan a los ciudadanos a consumir el “júbilo” para mantener el orden y aquellos que no pueden tomarla porque desarrollan algún tipo de intolerancia a ella son apartados a barrios marginales donde está desarrollándose una nueva enfermedad: “la peste”.
En este contexto, Arthur, en un día normal de trabajo, decide dejar de tomar “júbilo” y es entonces cuando se da cuenta de la realidad que le rodea: miseria, hambre, estado autoritario y un mundo que se desmorona por la peste y las adicciones. El juego tiene toques de drama y humor a partes iguales.


El juego coge muchas buenas ideas que han funcionado en otros juegos. Desde una perspectiva en primera persona, manejamos primero a Arthur (luego la historia continúa con dos personajes más) para abrirnos paso y tratar de escapar de una ciudad que nos tiene “atrapados”. Disponemos de muchos materiales para recoger y podemos construir desde armas, atuendos, drogas, etc… hasta comidas y bebidas, objetos que nos aportarán diferentes beneficios a lo largo del juego.

Así mismo, el personaje puede ir mejorando cuatro árboles de habilidades (sigilo, combate, creación y exclusivos de personaje) según vamos completando misiones principales y secundarias, siendo éstas últimas muy variadas y divertidas.
Podemos enfermar, sangrar, cansarnos… y necesitaremos recoger plantas o materiales para fabricar elementos curativos. De lo contrario, podemos morir y se acaba el juego, volviendo al último guardado.

Los movimientos del personaje son fluidos, aunque adolece falta de pulido en los combates, muy rudimentarios (ataque fuerte, ataque normal y lanzar objetos). También los momentos de sigilo resultan graciosos, ya que hay veces que la IA del resto de personajes es muy previsible y falla estrepitosamente en algunos -muy pocos- casos (estar agachado frente a un enemigo y no te ven). Los momentos de plataformas están bien resueltos.

El juego tiene una historia principal y muchas secundarias que se van desbloqueando al explorar las distintas áreas del mapeado principal, habiendo unas estaciones de tren subterráneas que funcionan como “zonas seguras” donde hacer viajes rápidos, elaborar o construir cosas, guardar objetos en un taquilla neumática e incluso dormir (lo cual mejora nuestras estadísticas de combate). Puede parecer que el juego tiene un componente “rolero” muy alto, pero es muy sencillo e intuitivo.

Gráficamente quizás aquí es donde el título pierde puntos. Personajes NPC repetidos, amplias zonas de mapa sin nada, texturas mal renderizadas, “popping”, “clipping” y zonas de carga (cortas) bastante asiduas. Aún así, con todo esto, la experiencia de juego no se ve alterada gravemente, ya que el juego te absorbe completamente con la mecánica e historia ya comentadas.
Añadir para los más puristas, que perdonarán este apartado y sabrán disfrutar de un juego que propone algo diferente… y que con el paso de las horas no hace más que mejorar.


En lo referente a la duración, personalmente le he dedicado unas 40 horas al juego. Se puede completar en algo más de 20, pero te pierdes muchísimas cosas relacionadas con el mundo distópico que nos presentan. La dificultad no será un obstáculo para nadie (se puede elegir), ya que si un combate se complica porque aparecen muchos enemigos, simplemente “pies para que os quiero” y huyes como alma que lleva el diablo. Aún así, el juego puede jugarse de manera directa o haciendo uso de la infiltración y el sigilo, lo que aumenta enormemente las posibilidades de encarar cada misión o encargo que tengamos.

Para ir terminando, el apartado sonoro es muy correcto. Voces en inglés (con acento británico un poco cerrado, que cuesta seguir a veces), aunque viene con subtítulos en castellano para los que no dominen la lengua de Shakespeare. La música y efectos son adecuados en los distintos compases del juego y ayuda a generar una atmósfera completa al título.

Conclusión

We Happy Few aparece como un juego diferente, al que le faltan algunos meses de desarrollo para haberse convertido en una obra de arte. A pesar de sus defectos, presenta aspectos brillantes que lo hacen imprescindible para aquellos amantes de los títulos de acción con toques RPG que, además, cuentan una magnífica historia. Sin duda, recomendable para todos aquellos que dispongan del Xbox Game Pass y para los que quieran adquirir un título diferente y divertido… con sus errores… pero RECOMENDABLE.


Título: We Happy Few
Lanzamiento: 10 de Agosto 2018
DesarrolladorCompulsion Games
Género: Acción, Aventura, Distopía
Plataformas: Playstation 4, Xbox One, PC Windows. 

Puedes comprar We Happy Few:

2 Comments

  1. Muy bien explicado, es exactamente asi lo que te vas a encontrar en el juego, lo jugué con el gamepass y eso siempre ayuda.
    Aunque a mí no consiguió atraparme

    Me gusta

  2. Muy buen artículo compañero. Yo lo jugué unas horas y me gustó mucho la propuesta porque desde el principio conecté con él pero he tenido otros títulos encima de la mesa que de momento han impedido que lo juegue. Cuando haya algo más de sequía le daremos la oportunidad que se merece. Sin duda, tras tus palabras apetece jugarlo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s